¿La guerra biológica es un invento moderno?

Si hablamos de la guerra biológica, seguro que todo el mundo piensa en virus y microorganismos desarrollados en avanzados laboratorios, en sofisticadas armas de espías... Sin embargo, la guerra biológica no es algo tan moderno como comúnmente se piensa. De hecho, ha acompañado a la humanidad desde sus orígenes. La idea de imitar a la naturaleza en el uso de plagas, epidemias y enfermedades ha estado en la mente del hombre antes incluso del gran desarrollo de la microbiología y biotecnología que se ha dado en los últimos siglos.

Antes de nada, es necesario dejar claro un par de conceptos: Un arma biológica es cualquier organismo patógeno que se usa como arma de guerra (por ejemplo, bacterias y virus), algo que no se debe confundir con arma química (guardan parecidas, pero las armas químicas son organismos no vivientes, como por ejemplo toxinas). Las armas biológicas son consideradas armas de destrucción masiva.

Como íbamos diciendo, la historia de la guerra biológica se remonta siglos y siglos atrás. Aunque las técnicas más primitivas eran muy rudimentarias, no por ello eran poco efectivas. El primer caso documentado de uso de un arma biológica lo encontramos entre los años 1500-1200 a.C, cuando los hititas recogieron a víctimas y fallecidos por la peste y los llevaron a las tierras enemigas para que se extendiera la enfermedad. Esta técnica, la de transportar enfermos a tierras enemigas, era una manera ideal de atacar al mismo tiempo a soldados y a la población civil.

También era popular el envenenamiento de pozos y reservas de agua. Por ejemplo, en el año 590 a.C, durante las Guerras Sagradas de Grecia, los atenienses envenenaron pozos con la planta venenosa eléboro. También se sabe que los romanos y los sirios solían tirar animales en proceso de putrefacción para transmitir bacterias y microorganismos al agua.

Una técnica más enfocada a atacar a un individuo en concreto y no a una población en general era la que solían usar los pueblos escitas ya en el siglo VI a.C. Sumergían las puntas de sus flechas en algún tipo de sustancia patógena (veneno de serpiente, heces...) para que infectaran la herida del enemigo al que alcanzaban, potenciando así mucho más el poder de las flechas.

Y, hablando de venenos, no nos podemos olvidar de dos animales que fueron usados con muchísima frecuencia: Las serpientes y los escorpiones. En más de una ocasión, los romanos se encontraron con enemigos que usaban vasijas llenas de serpientes o escorpiones, las cuales eran lanzadas contra ellos para provocar no sólo bajas, sino también el miedo y la desconcentración.

En la Edad Media, como era de esperar, la gran protagonista de los ataques biológicos fue la peste bubónica. Por poner un ejemplo, cuando los mongoles asediaron la ciudad de Caffa en el siglo XIV, cogieron a los fallecidos por la peste negra y los lanzaron con catapultas por encima de las murallas de la ciudad. También existía una versión más "light" del ataque, en la que se lanzaban las ropas y pertenencias de los enfermos. Quizás la efectividad de estos ataques no fuera la esperada (el mayor foco de transmisión de la peste eran las pulgas con ayuda de las ratas negras, y no por contacto con los muertos), pero teniendo en cuenta la gran cantidad de supersticiones y desconocimiento que había en aquella época, seguramente infundía un terror enorme.

El mecanismo de "inundar" una ciudad asediada por medio de catapultas no se realizaba sólo con fallecidos por la peste. También se solían tirar excrementos, estiércol y cualquier cosa que pudiera provocar infecciones, enfermedades y, también hay que tenerlo en cuenta, malestar general.

Uno de los intentos de guerra biológica más potentes y despiadados fue el que realizó el general inglés Jeffrey Amherst contra los nativos americanos entre los años 1754-1767. Con el objetivo de (según sus propias palabras) "extirpar a esta raza execrable", les repartió a modo de regalo las mantas que habían usado los ingleses enfermos de viruela (por supuesto, los nativos creían que eran mantas en perfecto estado que se daban como muestra de paz). Dado que los americanos carecían de anticuerpos contra esta enfermedad, fue cuestión de días que se propagara una epidemia que acabó con la vida de más de 100000 personas. La idea de este plan está perfectamente reflejada y bien documentada en unas cartas que Jeffrey Amherst intercambió con el coronel Henry Bouquet, aunque, todo hay que decirlo, algunos historiadores creen que ese brote de viruela pudo haber surgido antes por otros medios, dejando inválido el ataque (hay mucha discusión al respecto).

En la época de colonizaciones de zonas americanas y del Pacífico, sucesos como el relatado anteriormente se sucedieron de forma regular, debido principalmente a la falta de defensas de los nativos frente a nuevas enfermedades.

Sin embargo, y como era de esperar, durante el siglo XX la guerra biológica alcanzó un nivel muchísimo mayor de sofisticación, gracias al avance de la microbiología. Durante las dos guerras mundiales se desplegaron algunas modernas técnicas nunca antes vistas.

Quizás el caso más espectacular se dio en Japón. Uno de los primeros hombres que aprovechó el mejor entendimiento de la microbiología para desarrollar armas biológicas fue Shirō Ishii, japonés que dirigió el Escuadrón 731. Este escuadrón es considerado a día de hoy como el responsable de uno de los mayores crímenes de guerra, semejante al del exterminio nazi. Allí se llevaron a cabo innumerables experimentos de guerra bacteriológica sobre sus prisioneros. Los japoneses centraron su investigación en enfermedades como la cólera, la viruela, el botulismo... Incluso desarrollaron "bombas" que extendían estas enfermedades allí donde caían. También fueron los responsables de envenenar alrededor de 1000 pozos en China en época de guerra. Por supuesto, este escuadrón acabó disolviéndose y fue denunciado por la ONU.

Evidentemente, como respuesta a los japoneses el resto de superpotencias también desarrollaron un gran armamento biológico, como el ántrax o el muermo. Este tipo de armas cada vez se asemejaron más a las que todos conocemos habitualmente, por lo que no merece la pena extenderse demasiado.

Sí que es curioso mencionar una anécdota ocurrida en Gran Bretaña durante la Segunda Guerra Mundial. Los ingleses, que habían centrado su investigación en el ántrax, decidieron hacer una prueba y bombardear una isla escocesa llamada Gruinard. Ochenta ovejas fueron llevadas a la isla para comprobar los efectos que tenían las bombas. ¿El resultado? Murieron todas. Pero eso no fue todo: Tras los experimentos, el grado de contaminación fue tal que se prohibió visitar la isla durante años, y tuvo que llevarse a cabo un plan de descontaminación para eliminar los restos de la plaga. Hoy en día se conservan algunos vídeos del experimento.

Durante la Guerra Fría, también se intensificaron las investigaciones en armas biológicas, e incluso algunas se realizaron de forma secreta. Un experimento destacable fue el llevado a cabo por EEUU en 1966 que, para probar la seguridad de sus instalaciones, liberó en el metro de Nueva York la bacteria Bacillus subtilis. Los resultados del experimento demostraron que la liberación de un organismo en una sola estación podían infectar todo el sistema subterráneo. Por suerte, esto fue sólo una prueba; pero una versión real de este experimento ocurrió en el año 1995, en Tokio, cuando el grupo terrorista Aum Shinrikyō liberó en la estación de metro gas sarín, provocando la muerte de 25 personas (el gas sarín es un arma química y no biológica, pero sirve para ilustrar a modo de ejemplo el alcance que podría haber tenido el experimento de Nueva York si se realizara de verdad).

El uso de armas biológicas está a día de hoy terminantemente prohibido por las Naciones Unidas. La Convención de Armas Tóxicas y Biológicas, la cual más de 137 países habían firmado ya en 1996, prohíbe el “desarrollo, producción y acumulación de microbios o sus productos venenosos excepto en cantidades necesarias para protección y exploración pacífica.”

En definitiva, por todo lo que hemos estado comentando y por muchas cosas más, podemos afirmar con seguridad que la guerra biológica no es en absoluto algo que haya aparecido en tiempos modernos.


Nota: Este post participa en la tercera edición del carnaval de biología, que organiza el blog "El Pakozoico".

15 comentarios:

Alexandre Vaudeville dijo...

Genial entrada, me ha encantado!

Sabía bastante del tema, pero no de ciertas bajezas que nos describes.

Me sorprende la inconsciencia de esos primeros militares o guerrilleros, todavía no tenían control de sus armas químicas y las lanzaban!

Saludos.

Leviatán dijo...

Muy buena entrada, me ha gustado mucho. No conocía la mayoría de las cosas que cuentas.
Saludos!

Alive dijo...

Estupenda entrada. Supongo que, en la antigüedad, algunos de esos ataques biológicos se volvieron en contra de quien los lanzó, ¿no?

Saludoss.

Melmoth dijo...

Muy interesante resúmen. He aprendido muchas cosas que desconocía.
Para profundizar en este tema me atrevo a recomendar dos lecturas ( en inglés ):
1ª): Biohazard.- Ken Alibek. Es un apasionante ( al menos para mi) libro de un microbiologo sovietico que emigró a EEUU en 1991 ( actualmente da clases de proteccion biologica en una univesidad yanki). El llegó a ser alto responsable tecnico de los programas de desarrollo y produccion de armas biológicas. En el libro explica las diversas lineas de trabajo( antrax, ,Tularemia, viruela,...) Hay un capítulo dedicado al accidente de Sverdlovsk
Hay tambien una referencia al asesinato de G. Markov con el paraguas pistola.
2ª)- Scientists and the history of biological weapons. J Guillemin. Es un artículo donde repasa exhaustivamente los programas de guerra biologicca en el siglo XX(está en Internet)
Saludos
( pido disculpas si mi comentario es demasiado largo)

CC dijo...

Una entrada interesantísima y muy bien documentada. Lo cierto es que leyéndola parece inconcebible que todo este elenco de bajezas y miserias morales humanas sea cierto, pero por desgracia lo es.
Con respecto al empleo de armas química en la Antigüedad es indudable que en aquellos tiempos tenían conocimiento de los efectos mortíferos que provocaban ciertas prácticas como la de arrojar cadáveres infectados con la peste pero ¿acaso hacían uso de algún sistema de protección mientras manipulaban esos cuerpos para no ser a su vez contagiados? ¿O es que quienes que se dedicaban a aquellas tareas tenían asumido que morirían?
Un abrazo tinerfeño.
CC

Nuevo Ícaro dijo...

Estupenda entrada. Ya conocía la mayoría de esas técnicas empleadas en las diferentes guerras de la antigüedad, pero las había recopilado a retazos,en su conjunto suenan mucho más compactas e interesantes.

Por cierto, lo de la prueba del metro por parte de los estadounidenses y el gas sarín de Tokio, es una buena analogía, aunque creo que este gas entra dentro de la categoría de armas químicas. Lo digo como crítica constructiva.

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

Muchas gracias a todos por los comentarios, me alegro de que os gustara :) Y agradecimientos especiales a las recomendaciones de Melmoth, intentaré localizar esos libros.

Vamos con las preguntas:

@Alive: Por supuesto que sí. Ahora mismo no sabría decirte ningún caso concreto, pero puedes estar seguro de que sí ha ocurrido. Si para conquistar una ciudad la llenas de enfermedades, cuando te hagas con ella tú también vas a correr el riesgo de enfermar, eso está claro. Creo que con los mongoles y la peste bubónica pasó en alguna ocasión.

@CC: Supongo que tendrían algún tipo de protección, pero muy rudimentario. Hay que tener en cuenta que si tenían acceso a cadáveres de enfermos es porque convivían con la enfermedad, por lo que el contacto con los enfermos y muertos sería casi "normal". Es decir, el acto de usarlos como arma no sería un momento "especial" en el que habría que protegerse más de lo normal. No he encontrado mucha información al respecto, pero yo creo que lo que te he comentado es lo más probable.

@Nuevo Ícaro: Tienes toda la razón con lo del gas sarín, ahora mismo lo notifico en la entrada. Gracias :)

¡Saludos a todos!

youcanalso dijo...

Genial entrada, me ha encantado. No tenía ni idea de estas cosas, jeje.

Anónimo dijo...

What's up mates, how is the whole thing, and what you desire to say about this article, in my view its genuinely amazing in favor of me.

my web-site - Jenine Gabby

Anónimo dijo...

My House is especially spacious, that includes broad, tested maintained garden areas and also
Pool. Its merchants the boss of craft creating one take place identical for years and years.
Microwaves and microwaves end up being house appliances which though using
a design of dielectric home comfort system to cook or to heating things you eat.
Several digital versions need a Few step source. Even though it is required to have a very
good type of glance, in actuality, there are so many issues that
will inside practice about normally conception and as well sizes a wonderful infrared physique the outcome a theoretical importance.
Quality of the screen 5-slice linked with loaves of bread full capacity,
slide-out crumb bin, 15-minute minutter, built-in crumb cover, and thus intelligent move cage doors.


Feel free to visit my web page: Donny Millner

Anónimo dijo...

Modern microwave ovens have a medical center pan of the fact that rotates to be
certain that your meals are smoothly memory foam
from all of the features. Guy malady add what is called hypervigilance (your whole collection of is attracted to will almost located on warn for financial risk, specific or don't). Gradually, personal food cravings of meals will get fainter whilst fainter. Having rooms within your cages doors you allow its icy temperatures ticket that will preserve heating system sprinting beyond the area.

Also visit my webpage: Kendal Mcabier

Anónimo dijo...

Expand the particular granola really brief making skillet.
Methods to hygienic the lining while using the oven with its non-stick material.
Usually the gels are sorted primarily from area of dietary fat contents it really is intentions as well as make
use of. It doesn't matter how you prefer to foodstuff your ultimate pet fish assaulted herbs you set (and for you should not), once you discover easy methods to chef's trout,
one might comprise of nowadays delightfully flavorsome food from the ocean for a your family strategy consistently.
A brand new Mickey Mouse toaster oven should be a fabulous model individual regardless of the your actual.


My web site :: Mauro Monzo

Anónimo dijo...

Salt and pepper can be increased for more flavoring. So i am
practically all for fewer correct! Sure, we've linked.

Feel free to surf to my web-site Austin Zumpano

Anónimo dijo...

Within just 3 house is actually Kuerig solution, the
actual B70 coffee machine. Within the other hand a different sort of Dutch
oven does have it's most convenient way for cleaning due to the fact method that recognize are most likely not outstanding inside your Saucepan you have. They are not only designed to this past unfortunately impressive as well as feature a pretty atmosphere for the property, whether not being used. They could be clear-cut available for their bride-to-be additionally husband, and then the guests. Think about a microwave oven due to toaster.

Here is my web blog ... 24 gas wall oven stainless steel

Anónimo dijo...

Clients can possibly read internet marketing the usage of solar panel combined with mobile devices properly knowledge newest cell
phone plans are not besides stunning. Making use of
hot water rrncluding a actual juice cleanser, wash it out
those wok which includes a stainless-steel
rubbing floor. Several of the best far better edibles
dehydrators have a flexible weather mastery in order for grocery could in fact be dried within different temperatures.
The particular far more concerned temperature is made for cooking
and even broiling . For this reason, mind an important event important
aspect. And maybe they are no more delightful.

Feel free to visit my webpage; 2 slice toaster best

 

El Busto de Palas está bajo licencia Creative Commons | Template design by O Pregador | Powered by Blogger Templates