James Lind, el hombre que encontró la cura para el escorbuto

Durante la Edad Media y la Edad Moderna, una de las enfermedades que afectaba con más frecuencia a los marineros era el escorbuto. Esta temida enfermedad podía llegar a ocasionar la muerte, ya que los síntomas que presentaba iban empeorando con el tiempo.

Los marineros que eran atacados por el escorbuto empezaban a padecer diversas dolencias: Hemorragias, dificultad para cicatrizar heridas, debilidad, manchas en la piel, pequeñas verrugas, encías sangrantes... Todo ello combinado podía acabar con la vida de un hombre en apenas un mes de enfermedad sin tratamiento.

Como todos sabréis ya, el causante de esta enfermedad era la falta de vitamina C, la cual escaseaba en las largas travesías marítimas. Las frutas y verduras frescas, principales portadoras de la vitamina en cuestión, no formaban parte de la dieta habitual en los grandes viajes a través del Atlántico. Esta escasez de vitaminas y la mala calidad de vida en general que padecían los marineros convertían al escorbuto en una enfermedad habitual.

Pero, ¿quién se dio cuenta de que la vitamina C era la causa y, al mismo tiempo, solución de esta enfermedad? El responsable de este descubrimiento que salvó miles de vidas fue James Lind, médico escocés que pertenecía a la Armada Británica. Antes de que él llegara y encontrara la solución, los marineros atribuían la enfermedad a todo tipo de causas disparatadas: El frío del océano, la sangre corrompida, las maderas enmohecidas...

Por supuesto, ninguna de esas hipótesis era cierta, y, por tanto, tampoco se conocía ninguna cura (se había probado desde hacer sangrías hasta tomar grandes dosis de café) . La impotencia de los médicos ante tal enfermedad era total. Lind solía decir que el escorbuto podría llegar a causar más muertes en la flota británica que los ataques de franceses y españoles (este dato no está comprobado, pero sirve para hacerse una idea del terror que causaba la enfermedad).

Pero volvamos de nuevo a la vida de James Lind. Había nacido en Escocia, en el año 1716, y desde muy pronto tuvo afición por la medicina: Había ayudado a otros cirujanos como aprendiz y, más tarde, había estudiado para ser médico en la universidad. Con 23 años empezó a ejercer como cirujano en la marina inglesa y viajó por todo el Mediterráneo y las costas africanas, por lo que conocía a la perfección las enfermedades que surgen en el mar.

En un primer momento, las investigaciones de Lind se basaron en las enfermedades venéreas, para las cuales publicó una tesis e investigó intensamente. Sin embargo, durante una travesía marítima, pudo presenciar un hecho que cambió el rumbo de su investigación: Su barco sufrió un brote de escorbuto y, de los 350 marineros que habían sido afectados, sólo llegaron vivos a tierra 80 de ellos.

Tras este hecho traumático, empezó a preocuparse cada vez más por el escorbuto y decidió ser el encargado de curar a los marineros en el próximo brote de la enfermedad. Y así fue. Unos meses más tarde, recibió a 12 marineros gravemente afectados de escorbuto. Era el momento ideal para hacer sus experimentos, así que empezó a aplicar distintas dietas para ver si influía en el desarrollo de la enfermedad. En su diario médico anotó lo siguiente:

"Todos tenían las encías podridas, manchas en la piel, lasitud y debilidad de las rodillas, y tuvieron la misma dieta: Gachas endulzadas con azúcar, caldo de cordero, budines, galleta cocida con azúcar, cebada, arroz, pasas, sagú y vino. Dos de estos enfermos recibieron diariamente, de forma extra, un cuarto de galón de sidra tres veces al día, otros dos tomaban 2 cucharadas de vinagre tres veces al día. Dos de los más graves recibían media pinta de agua de mar. Otros 2 recibían 2 naranjas y un limón por día. Dos más recibían 25 gotas tres veces al día de elixir de vitriolo. Los dos enfermos restantes tomaban semilla de nuez moscada tres veces al día y una mezcla de ajo, semilla de mostaza, bálsamo del Perú y resina de mirra"

Evidentemente, los enfermos que recibieron una dosis extra de naranjas y limones, cítricos con alto contenido en vitamina C, se recuperaron a una velocidad asombrosa. De hecho, uno de ellos estaba perfectamente curado y listo para volver al trabajo en sólo seis días. Por poner un ejemplo, el limón posee 501,6 mg/L de vitamina C, y cualquier otra fruta similar tendrá un contenido parecido.

A pesar de que una gran parte de animales y plantas son capaces de sintetizar por sí mismos la vitamina C, el ser humano es incapaz de lograrlo, ya que carece de la enzima necesaria para su síntesis.

A pesar de que James Lind no fue el primero que sugirió la ingesta de frutas frescas como prevención y remedio para el escorbuto, fue el primero en demostrar científicamente su eficacia mediante el experimento comentado anteriormente.

Tras hacer este descubrimiento, Lind dejó de viajar e instaló una consulta médica en tierra. Durante ese período, escribió su estudio final sobre el escorbuto, "Tratado sobre la naturaleza, las causas y la curación del escorbuto", el cual publicó en el año 1753.

Por desgracia, la marina inglesa ignoró completamente este estudio, que cayó en el olvido durante largo tiempo. "La peste del mar", que así era como la llamaban los ingleses, siguió siendo algo incurable. No fue hasta el año 1794 (cuarenta años más tarde de las publicaciones de Lind) cuando un segundo experimento confirmó los beneficios de la vitamina C no sólo como cura, sino también como método preventivo: La embarcación Suffolk, dirigida por el almirante Alan Gardner, puso en marcha una dieta basada en grandes dosis de frutas frescas a lo largo de un viaje de 23 semanas hacia la India. En estos viajes de tan larga duración, era prácticamente inevitable que surgiera un brote de escorbuto; sin embargo, gracias al uso del zumo de limón en la dieta de los marineros, la travesía finalizó sin ningún afectado.

Desde ese día, el uso de jugo de limón y naranja fue algo casi obligatorio en cualquier embarcación de la marina inglesa, que acabó reconociendo el trabajo de James Lind.

El doctor Lind murió en el año 1794, dejando tras de sí el remedio para una de las enfermedades más devastadoras de los marineros. Pero eso no fue lo único que hizo para mejorar los viajes marítimos. James Lind mejoró notablemente la calidad de vida de los marineros, que vivían en un medio sucio y hostil: Logró que se les concediera una ropa adecuada y seca, presionó para que se realizaran fumigaciones y limpiezas en los barcos...

Y más importancia tiene su descubrimiento si tenemos en cuenta que, en su época, todavía no estaba descubierta la vitamina C. Elaboró toda su teoría basándose en sus experimentos. El descubridor de esta vitamina fue el húngaro Albert Szent-Györgyi (a quien podéis ver en la imagen izquierda). Este científico (ganador de un premio Nobel) fue el que finalmente confirmó, en la primera mitad del siglo XX, los experimentos de Lind mediante sus estudios sobre la vitamina C y su relación con el escorbuto.

A día de hoy, gracias a los precisos y sólidos argumentos de Lind y a la confirmación "completa" por parte de Albert, el escorbuto es una enfermedad mucho menos temida y más fácil de tratar.


Fuentes

James Lind, vencedor del escorbuto - Página cultural
James Lind - Wikipedia (English)
Escorbuto - Wikipedia
Escorbuto, al enfermedad de los marineros - Club de los historiadores
1ª imagen
2ª imagen
3ª imagen
4ª imagen

8 comentarios:

Dani dijo...

Buen post, Cendrero.

Un gran químico, con dos premios Nobel en sus espaldas, como fue Linus Pauling, dedicó muchos de sus esfuerzos a intentar probar los efectos beneficiosos del consumo masivo de vitamina C. Una investigación llena de controversias en su día y que aún hoy continúan; y una pena porque se puso el nombre de un genio como Pauling en la boca de muchos charlatanes.

Piedra Infernal dijo...

wow, un articulo muy interesante...ya habia leido sobre Lind pero gracias a tu post he descubierto a Albert Szent-Györgyi, cuyo perfil me ha parecido mas fascinante si cabe.

Un saludo!

Anónimo dijo...

Pero que propaganda Anglosajona es esta!

Ya los marineros castellanos y portugueses que hacian los viajes a America, llevaban fruta para prevenirlo.

Marcos Callau dijo...

Muy interesante Cendrero y un post muy completo, como siempre. Es una pena que tardaran tantos años en darse cuenta de que los estudios del doctor Lind eran correctos. Admirable la labor de James Lind.

cheno dijo...

Hola Cendrero, ya estaba echando de menos tus interesantes comentarios en Genciencia ( desde julio creo q no has vuelto) y veo que has renovado El Busto de Palas y que que está bien interesante.

Muy buen post este, conocía el descubrimiento pero muy pocos detalles, y me gusta cómo recuperas el valor del trabajo y la dedicación de Lind, de una forma muy amena y que da gusto leer. Procuraré ir viendo los anteriores que me he perdido y seguir los próximos.

Un abrazo
Cheno

Alive dijo...

Muy interesante, conocía un poco la historia, aunque no a Albert Szent.

Saludoss.

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

Perdonand por estar tanto tiempo sin responder comentarios, he estado muy muy ocupado y no he podido responderos a todos hasta hoy. Lo siento :-( Ahora que tengo tiempo voy a intentar responder a todos, si me dejo a alguno avisad ;-)

@Dani: Gracias Dani :-)

El tema de Pauling, al igual que con muchas investigaciones científicas, es muchas veces malinterpretado por quien quiere sacar provecho de ello. Además, tengo entendido que él no era el único que creía que consumir grandes dosis de vitamina C era beneficioso, había mucha gente que también abogaba por esa teoría.

Creo que me huelo un artículo en Ese Punto Azul Pálido sobre el tema ;-) Anímate a hacerlo.

Gracias por comentar.

@Piedra Infernal: Gracias! Me alegro de que te haya gustado :-) Ambos científicos, tanto Lind como Albert, han sido unos grandes investigadores y merecen un buen reconocimiento. Ha sido un placer haberte descubierto a este científico :-)

Gracias por comentar.

@Anónimo: Jejeje, bueno, ten en cuenta lo que he dicho en el artículo: "A pesar de que James Lind no fue el primero que sugirió la ingesta de frutas frescas como prevención y remedio para el escorbuto, fue el primero en demostrar científicamente su eficacia mediante el experimento comentado anteriormente."

;-) Gracias por el comentario, vuelve cuando quieras, anónimo.

@Marcos Callau: Lo cierto es que sí, es una pena que tardara tanto tiempo en aplicarse sus remedios. De todas formas, hay que tener en cuenta que en esa época la transmisión de información no era tan fácil como ahora. En nuestros días el mundo entero está comunicado gracias a Internet, pero antes era todo más difícil, no me extraña que al principio fuera ignorado debido a una mala difusión de sus ideas :-(

Gracias por tu comentario, Marcos.

@cheno: ¡Hola Cheno! Una alegría verte por aquí de nuevo, hacia tiempo que no te leía :-)

Muchas gracias por tus palabras, espero que te gusten los archivos del blog de todo este tiempo, ya llevamos 7 meses ;-) En Genciencia comento menos por falta de tiempo, desde que tengo el blog y comento en otros no puedo postear con la frecuencia de antes en GC. Nos leeremos desde aquí :-)

Un placer verte de nuevo.

@Alive: Gracias Alive, veo que Albert ha sido el gran desconocido en todo este tema, me alegro de haberle sacado un poco del olvido :-) También tuvo una gran repercusión en este descubrimiento científico, sobre todo porque mostró de forma "visible" lo que decía Lind.

Gracias por comentar Alive, y a todos vosotros.

toito dijo...

Gran descubrimiento el de las VITAMINAS.
Al hilo de esto voy a aportar una anécdota que me acaba de contar en una aldea gallega José Gil Paz, practicante jubilado gallego de 90 años de edad (hoy es agosto'11), durante una charla complementada con mi iPad sobre la historia del "escorbuto":
"En Galicia le siguen llamando "cerdo gotoso" al cerdo raquítico por falta de vitamina de calcio. Leyendo un artículo de un veterinario deduje la causa debida a que Galicia tiene el suelo de granito con poca piedra caliza.
La piedra caliza tiene la propiedad de descomponerse lentamente (véase las estalactitas y estalagmitas). Además en Galicia llueve mucho (disuelve los nutrientes de la tierra). Por este motivo en Galicia hay que encalar las tierras (son deficientes en cal). Los cerdos andaban siempre al sol, y el sol ayudaba a crear la vitamina D encargada de asimilar el calcio.
Sin embargo, los cerdos encerrados en la piara que no les tocaba el sol, algunos de ellos salían "gotosos" y no crecían. Los paisanos no lo sabían y lo justificaban como "mala suerte".
Un e-saludo a tod@s,
Albert ;-)

 

El Busto de Palas está bajo licencia Creative Commons | Template design by O Pregador | Powered by Blogger Templates