La lucha contra los mosquitos

A día de hoy, es de sobra conocido el peligro de los mosquitos contra los humanos. Portadores de enfermedades como la malaria, la fiebre del Dengue, la fiebre amarilla, o la filariasis, estos pequeños animales son responsables de una enorme cantidad de muertes. Principalmente, los continentes subdesarrollados como África o Sudamérica sufren duramente estas enfermedades y tienen peor acceso médico para evitar el contagio.

Por supuesto, a más de uno se le ha pasado por la cabeza exterminar a la especie para evitar estas muertes. Sin embargo, esta opción sería un grave golpe contra la naturaleza (sin contar la dificultad y dinero necesarios para llevar a cabo esa tarea), por lo que prácticamente está descartada.

Los mosquitos suponen una gran fuente de alimentos para aves, arañas, ranas y otros animales como los murciélagos. También actúan como polinizadores de una gran variedad de plantas, por lo que su acción en la vida terrestre es importante. Además, exterminarlos sería un proceso lento y costoso.

Para encontrar una solución alternativa al genocidio de los mosquitos, los científicos plantean diversas opciones que podrían acabar con las enfermedades y al mismo tiempo mantener a salvo a las distintas especies de mosquitos. Si descartamos cualquier opción que consista en eliminar a la especie, podemos encontrar principalmente cinco grandes posibilidades que abrirían el camino a una eliminación de enfermedades transmitidas por mosquitos:

1- Infectarlos con la bacteria Wolbachia

Los investigadores de la Universidad de Queensland proponen infectar a los mosquitos de la especie Aedes aegypti (portadores del virus del Dengue) con una bacteria especial llamada Wolbachia. Esta bacteria, que afecta a una gran cantidad de insectos, reduce notablemente el tiempo de vida de los mosquitos a los que infecta. De hecho, puede llegar a matarlos cuando están en el hemisferio de su vida.

¿Y dónde está la importancia de esta reducción de vida con respecto a la transmisión del Dengue? El factor clave reside en el hecho de que, normalmente, estos mosquitos transmiten la enfermedad en la segunda mitad de su vida. Por tanto, podrán continuar la especie pero el número de contagios de la enfermedad hacia los humanos se reduciría drásticamente.

Además de ello, la Wolbachia hace que el mosquito tenga menos capacidad para ser infectado por otras enfermedades, porque se aprovecha de sus células y limita su capacidad para reproducirse.

2- Utilizar una cepa diferente de la Wolbachia que propague la infección bacteriana

Este segundo método es muy parecido al comentado en el primer punto. Consiste en introducir en los mosquitos una cepa diferente de la Wolbachia menos mortal. Con ella, la pérdida de vida de los mosquitos sería menor y tendrían más capacidad para reproducirse. ¿Cuál es el objetivo que se persigue con la reproducción de los mosquitos? La respuesta es sencilla: Propagar la bacteria aún más.

La Wolbachia se transmite de forma heredada, ya que es capaz de sobrevivir en los óvulos de la madre (aunque no en el esperma de los machos). Por tanto, toda la descendencia de una hembra infectada por la bacteria estará también infectada desde su nacimiento.

Otro factor que se desarrolla en ocasiones en los mosquitos macho infectados por la bacteria es la incompatibilidad citoplasmática. Esto quiere decir que, en algunos casos, los machos infectados por la Wolbachia sólo son capaces de reproducirse con hembras que también están infectadas, siendo incapaces de reproducirse con las sanas. Teniendo en cuenta que los machos no transmiten la bacteria a sus crías, es otra ventaja más, ya que reduce la probabilidad de que existan parejas sanas.

3- Manipulación genética para que sean incapaces de volar

Por todos es conocido que los mosquitos sólo chupan la sangre (y, por tanto, transmiten enfermedades) cuando son hembras. Como son ellas las principales transmisoras de la enfermedad, una gran solución para detener su propagación es modificar genéticamente a las hembras para que sean incapaces de volar.

Este cambio genético, además de reducir de forma importante el riesgo de picadura a los humanos, también reduce la vida de las hembras, ya que tienen menos capacidad de defensa. El hecho más importante de esta manipulación consiste en dejar a los machos intactos, para que así puedan reproducirse y extender sus genes y mantener la descendencia de la especie.

Según los investigadores de este proyecto, en cuestión de poco más de un año (6 u 8 meses) después de la puesta en marcha del cambio genético, esta nueva generación de mosquitos sustituiría casi por completo a la generación nativa. La alteración consistiría en modificar el desarrollo de las alas en el sexo femenino, y dejar que la reproducción entre ellos hiciera el resto.

4- Vacunas contra la malaria que se transmiten mediante la picadura de mosquitos

Este método estaría destinado para el mosquito de la especie Anopheles, causante de la malaria. El proyecto consiste en intentar modificar genéticamente a los mosquitos para que transmitan la vacuna contra la malaria al mismo tiempo que realizan la mordedura. Los creadores de este estudio están intentando que los mosquitos sean los responsables simultáneamente de transmitir la enfermedad y de curarla.

Concretamente, fueron capaces de alterar las glándulas salivales de un mosquito para que transmitiera la cura contra la Leishmania (una protista responsable de la enfermedad conocida como Leishmaniasis). Cuando este mosquito realizaba la mordedura, el número de anticuerpos de la víctima crecía abundantemente. La exposición continua a la saliva del mosquito provocó un efecto de reforzamiento ante la enfermedad en la víctima. Finalmente, la víctima conseguiría vencer a la enfermedad y salir vencedora de la batalla.

Básicamente, el mosquito se convertiría en una vacuna voladora, que transmitiría la cura de forma natural sin necesidad de ninguna infección (como sí se hacía en los primer casos). Podéis encontrar más información técnica sobre el estudio aquí.

5- Hacer a los mosquitos inmunes a la malaria

El parásito de la malaria humana más importante es el Plasmodium falciparum (el cual podéis ver en la imagen de la izquierda). Este protozoo invade previamente al mosquito durante dos semanas de desarrollo en los intestinos del insecto. Teniendo esto en cuenta, los investigadores de este estudio han planteado modificar genéticamente a los insectos para que produzcan una enzima llamada Akt.

El aumento de la enzima Akt en el intestino de los mosquitos detendría el desarrollo del parásito y aumentaría la inmunidad frente a la enfermedad. Por tanto, el objetivo de esta investigación sería curar a los mosquitos para que éstos no transmitieran la enfermedad a los humanos.

Además, la esperanza de vida de los mosquitos alterados se reduce en un 20%. Por tanto, esta hipótesis conllevaría tres beneficios: Se reduce el número de mosquitos infectados, se reduce el número de parásitos de la malaria, y se disminuye la duración del período infeccioso de los mosquitos.

Conclusiones

Es evidente que las cinco hipótesis que se han planteado en este artículo son todavía proyectos. Todavía falta mucho tiempo hasta que se empiecen a poner en marcha alguna de estas ideas, pero quizás en un futuro alguna de ellas erradique las numerosas enfermedades que padecemos a causa de estos pequeños insectos. Los investigadores de los diferentes estudios ya están planteando la repercusión medioambiental que supondría llevar a cabo alguno de estos proyectos, y están calculando minuciosamente la forma de evitar que mueran más personas sin alterar el medio ambiente.

Supongo que no es necesario decir que todas las pruebas y experimentos están siendo llevados a cabo en unas condiciones de alta seguridad. Todas las modificaciones genéticas se llevan a cabo en laboratorio, así que no hay ningún riesgo de que se produzca un desastre ecológico (ya sabéis que algunos ecologistas parecen estar en contra de cualquier cosa que lleve la palabra "transgénico" o "alteración genética").

Seguro que también me mencionáis como alternativa algo más que evidente: La vacunación hacia los humanos. Este método no lo he tenido en cuenta en esta pequeña recopilación porque supondría un gran gasto económico y, además, los mosquitos no propagan una sola enfermedad, sino una gran variedad (como hemos visto al principio del artículo).

Fuentes

Science Wages War Against Mosquitoes - Popular Science
1ª imagen
2ª imagen
3ª imagen
4ª imagen
5ª imagen
6ª imagen

11 comentarios:

Alejandro (vuestro humilde narrador) dijo...

La lucha contra las mosquitos es casi una causa perdida, me parece bien que prueben de minimizar los efectos de sus enfermedades, no tan bien me parece que los modifiquen genéticamente, me parece algo antinatural. Ciertamente, mejor que matarlos, lo ideal es repelerlos, no me refiero a insecticidas o cremas a aplicar en el cuerpo sino con ultrasonidos, queda demostrado que hay un margen de frecuencias que no soportan, al igual que con la mayoría de insectos como cucarachas, hormigas, etc. En los hogares se ponen a la corriente aparatos emisores de frecuencias inaudibles (hay un programa de Pc que lo simula en los altavoces si son medianamente buenos) pero se podría hacer lo mismo mediante antenas en las ciudades, de ese modo no "atacarían" y éstos podrían ir a por otras víctimas o ser comida de otros "depredadores".
En todo caso, muy buen artículo, desconocía estas soluciones "experimentales"!

Saludos.

copepodo dijo...

Las estrategias son todas muy ingeniosas e interesantes desde el punto de vista científico, pero así, sin saber mucho del tema soy de los que creen que habría que ser muy conservador a la hora de plantear alteraciones drásticas en las poblaciones salvajes de especies como los mosquitos, de las que dependen muchísimos organismos. LAs consecuencias serían muy difíciles de predecir. Desde luego serían preferibles las que atacan al parásito pero permiten que el mosquito haga su vida normal. ¡Vacunas volantes! ¡Impresionante!

Dani dijo...

¡Vacunas voladoras! Me quedo impresionado al igual que @Copépodo.

Muy buen artículo, Cendrero.

PEPE CAHIERS dijo...

Está bien eso de equipar a los mosquitos con vacunas, una especie de sanitarios con alas en miniaura, pero cuidado con las posibles consecuencias. Manipular la naturaleza a la ligera puede ser un arma de doble filo.

youcanalso dijo...

Muy buen post Cendrero(ya sé que lo publicaste hace unos días, pero es que he andado bastante liado).

Me ha gustado mucho la solución 4, creo que es la mejor de todas. No afecta a la vida de los mosquitos y produce un beneficio a los humanos.

Sin embargo, para llevarlas a cabo habría que modificar algo más. Algo que les diese ventaja reproductiva a los mosquitos modificados para que la selección natural pudiese entrar en acción.

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

Perdonand por estar tanto tiempo sin responder comentarios, he estado muy muy ocupado y no he podido responderos a todos hasta hoy. Lo siento :-( Ahora que tengo tiempo voy a intentar responder a todos, si me dejo a alguno avisad ;-)

@Alejandro (vuestro humilde narrador): Hola Alejandro, gracias por el comentario :-D

El modificarlos genéticamente tampoco es algo tan "antinatural"... Ten en cuenta que nosotros, los humanos, hemos influido en la evolución de nuestras mascotas durante siglos: Hemos creado distintas razas de perros, hemos adaptado los cultivos... Todo ello ha base de distintos cruces. Esas variaciones en los animales tampoco son algo natural :-)

Por otra parte, la solución que planteas con los ultrasonidos es buena, pero hay que tener en cuenta que la mayor parte de las víctimas son de países subdesarrollados, donde el dinero escasea. Me parece imposible ver que en cada casa de África se vaya a instalar un aparato de alta tecnología, es completamente improbable.

Hay que hacer algo, miles de personas mueren, y hay que buscar soluciones creativas.

Gracias por el comentario Alejandro.

@copepodo: Sin duda, habría que estudiar con todo lujo de detalles las consecuencias, hay que tener cuidado con estas cosas. Pero lo que no podemos hacer es quedarnos quietos. Evidentemente no se puede hacer cualquier cosa a la ligera, pero tampoco ir con miedo ante cualquier posible alteración. La solución está en encontrar algo que acabe con la enfermedad y que no altere demasiado el medio ambiente. Ahí es donde entra el papel de los científicos ;-)

Gracias por comentar.

@Dani: Gracias Dani, a mí también me pareció impresionante cuando me enteré de esa posibilidad. Yo creo que sería una gran opción, aunque habría que ver qué pasa si pica un mosquito que no tiene la enfermedad. ¿Habrá efectos secundarios por administrar una vacuna contra la enfermedad si no se padece?

Supongo que con el tiempo y a base de pruebas se acabará sabiendo. Gracias por pasarte por aquí ;-)

@PEPE CAHIERS: Creo que todos estamos llegando a la misma conclusión: Son grandes ideas, pero si se tratan con cuidado. No podemos soltar cualquier cosa a la naturaleza, pero en caso de lograr una buena solución sin alterar al medio ambiente podría ser un gran logro para la humanidad. Si se lograra eliminar una enfermedad como la malaria estaríamos dando un paso enorme en la medicina actual. Sería la mejor noticia del año.

Gracias por comentar ;-)

@youcanalso: Hola José Pablo, gracias por el comentario :-)

Yo, al igual que tú, creo que la idea número 4 es la más creativa, y quizás también la que menos afecte al medio ambiente. Es una idea genial.

Respecto a tu último párrafo, quizás sí, puede que haya que darle un empujón a esos mosquitos... Quizás podríamos atacar a algunas colonias de los otros mosquitos y darle ventaja a los nuevos para que se reproduzcan en mayor número... Es complejo, pero seguro que surge alguna buena idea para solucionar el problema.

Gracias a todos por comentar.

Marcos Callau dijo...

Muy interesaqnte, Cendrero; quise comentar ayer pero no me dejó el ordenador. Supongo que habrá que esperar a un futuro aún lejano para ver los resultados. Un abrazo.

Alejandro dijo...

Te doy la razón en lo de que mi idea no es aplicable para el tercer mundo, pero la verdadera solución es eliminar el tercer mundo, el resto sólo son apaños "científicos" y reconozco que suena un poco cruel de mi parte. No se, a mi me parece antinatural e injusto influir en las otras especies, reconozco que si mi vida está en peligro haré la vista gorda a ello.

Me interesa el progreso, el avance de la ciencia, especialmente si es para el hombre, pero influir sobre el resto de animales sólo para nuestro beneficio, me parece injusto (excepto cuando hay que "comer" pero eso es natural!!!), claro que tampoco le puedes comunicar a un insecto tus intenciones. Lo ideal sería que la naturaleza campase a sus anchas y el hombre viviera en las ciudades en su burbuja o medio artificial "antinatural", digo yo... si, lo se, suena a utopía, o a ciencia ficción! ;)

Alive dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alive dijo...

Muy curioso todo, yo apuesto por la cuarta posibilidad, aunque habría que tener todo bien controlado; en cualquier momento podemos jugar con las especies y acabar perdiendo ante la Naturaleza :).
Lo bueno de esta opción, es que si se hiciera bien, podría intentar repetirse con otros insectos propagadores de enfermedades. De todas formas, habría que aportarles una ventaja a los mosquitos-vacunas frente a los otros.

Saludoss.

Cheno dijo...

No me parece ninguna locura lo de infectarlos con una bacteria que reduce su tiempo de vida. Es un método de lucha biológica que lleva más de 20 años utilizándose contra plagas forestale y agrícolas. El Bacilus thuringensis (si no se escribe así es algo parecido) es la bacteria que se usa con profusión contra las orugas de la procesionaria del pino y también el cultivos agrícolas. Me imagino que para elegir a esta bacteria que citas para el mosquito habrán investigado qué bacterias suelen atacarles y se trata simplemente de extender las posibilidades de que se infecten, y será una bacteria que no puede vivir en humanos o bien que no los afecta. Lo de la vacuna me atrae menos porque si te pican 200 vacunadores a lo peor la "sobredosis" te hace padecer la enfermedad, y mosquitos hay muchos.

Sobre los ultrasonidos nunca me he creído que funcione mucho, aunque me llegué a comprar un llaverito en el coronel tapioca la última vez que fui a una selva, pero no confío nada (cuando tengo hambre me meto en un restaurante aunque sea muy ruidoso; a los mosquitos les puede desagradar pero no les mata, y si necesitan comer... comerán). Además, donde más falta hacen no hay enchufes para conectarlos.

Saludos a todos, me ha gustado mucho leer el post.

Cheno

 

El Busto de Palas está bajo licencia Creative Commons | Template design by O Pregador | Powered by Blogger Templates