Curiosidades que desconoces sobre Jack London

Jack London fue uno de los más afamados escritores estadounidenses, autor de libros tan conocidos como "Colmillo Blanco" o "La llamada de la selva". Hoy, continuando nuestra serie sobre grandes escritores, veremos algunas de las anécdotas más curiosas de la fascinante vida de este gran autor:

- Debido a una situación familiar poco favorable (la relación de sus padres siempre fue un tanto misteriosa y el dinero tampoco abundaba en la familia), Jack London se auto-educó a sí mismo cuando era pequeño. Desde niño, pasaba horas en la biblioteca de su ciudad leyendo obras de grandes escritores. Cierto día, leyó un libro que marcaría su vida para siempre: Signa (novela de una escritora poco conocida llamada Ouida). Este libro narraba la historia de un joven campesino que, sin educación escolar, llegó a convertirse en un famoso compositor de ópera. Jack se siente identificado con él y aspira entonces a un sueño parecido: convertirse en un afamado escritor.

- Jack London pasó por muchos duros trabajos cuando era joven. Por ejemplo, con sólo 17 años se embarcó en una goleta rumbo a Japón, luego trabajó en un molino de yute, y por último estuvo una temporada como trabajador en una central eléctrica del ferrocarril. Su carrera laboral fue bastante extensa.

- Después de pasar por todos esos trabajos, Jack comenzó una nueva etapa... como vagabundo. Con dieciocho años, pasó treinta días completos en la penitenciaría de Erie County acusado de vagabundeo. Ese corto período de tiempo que pasó encerrado tuvo mucha repercusión en su vida, y más tarde criticaría duramente a esa penitenciaría y sus malos tratos.

- Cansado de todas estas experiencias, empieza a escribir artículos para una revista educativa. Al mismo tiempo, sus sueños de entrar en la universidad de California se hicieron realidad, después de estudiar duramente para ello, Jack consiguió entrar en la universidad. Pero el pobre no tuvo suerte: Un año más tarde de entrar en ella, tuvo que abandonarla por problemas económicos.

- Teniendo en cuenta su falta de dinero, el sueño universitario estaba demasiado lejos para él, nunca terminó sus estudios. Pero sus problemas no acaban ahí. Nada más salir de la universidad, se ve obligado a trabajar en una empresa enlatadora alrededor de 15 horas diarias.

- A pesar de toda esta odisea laboral que se extiende por unos cuantos trabajos más, London no pierde nunca su esperanza de ser escritor. Prueba de ello es su amistad con el poeta George Sterling y que, con 26 años, tuviera ya una biblioteca personal formada por 15.000 volúmenes.

- Una de las historias más curiosas en la vida de Jack London es su aventura, junto con su cuñado James Shepard, en la búsqueda de oro. En esa época, se estaba produciendo un período llamado "fiebre del oro", en el que los trabajadores emigraban a zonas rurales en busca de yacimientos del preciado mineral. Lo más interesante de esta aventura es que Jack enfermó de escorbuto, una enfermedad relacionada con la falta de vitamina C. A London se le inflamó la cara, perdió cuatro dientes, sufrió graves dolores musculares y se le llenó de ampollas. Por suerte, fue salvado a tiempo por un sacerdote jesuita y recuperó su estado de salud.

- Centrémonos ahora en la introducción de Jack en el mundo de la literatura. Como hemos dicho, su carrera laboral hasta que le llegó el momento de escribir fue algo difícil y complicado, pero cuando se puso a escribir de verdad, las cosas no parecieron mejorar. Cuando preparó su primera historia, To the Man On Trail, la revista que se la iba a publicar le ofreció un salario indignante... 5 dólares. Y, según se dice, se los pagó con retraso.

- Uno de los mejores golpes de suerte que tuvo Jack es que, cuando estaba empezando su carrera literaria publicando sus relatos en revistas, la tecnología de impresión acababa de dar un salto enorme. Las revistas se vendían entonces a un coste muy bajo, y cualquiera tenía acceso a ellas. Los costes de producción para el escritor eran bajos, y enseguida se popularizaron entre cualquier tipo de publico. Este suceso fue de vital importancia para Jack, que por esos momentos solía publicar sus historias en ese tipo de revistas.

- Como es de esperar, su carrera literaria, en cuanto estuvo establecida, fue todo un éxito. Por ejemplo, en sólo un año ganó aproximadamente 2.500 dólares (lo cual equivale actualmente a unos 75.000 dólares).

- A lo largo de su carrera, en más de una ocasión fue demandado por plagio. Jack defendió que él nunca plagió una obra, sino que inspiraba sus libros en noticias de periódico y en otras historias que iba leyendo. Según decía, usaba numerosas historias como fuente, pero que nunca cometería un plagio. En cierta ocasión, un escritor llamado Egerton R. Young dijo que la famosa obra "La llamada de la jungla" era un plagio de un libro que él había escrito antes y que se llamaba "My Dogs in the Northland". Jack, totalmente serio, dijo que la había usado como fuente, pero no la había copiado, así que para demostrarlo le envió una carta al autor agradeciéndole la inspiración y felicitándolo por su obra.

- Otra característica curiosa de Jack era su forma de ver el matrimonio. Él siempre lo enfocaba desde un punto de vista científico, basándose en la teoría darwiniana de la evolución. Por ejemplo, sobre uno de sus ficticios personajes femeninos decía:

"Una mujer de pechos soberbios, la madre perfecta, hecha primordialmente para reconocer el agarre de los labios de un hijo. Ya sabes, ese tipo de mujer. "Las madres de los hombres", las llamo. Y por tanto tiempo existen esta clase de mujeres en la tierra, quizás debamos mantener por dicho tiempo la fe en la semilla de los hombres. (...) Esta era la mujer madre, la última, más grande y sagrada en la jerarquía de la vida"

- Su mayor afición cuando ya era un escritor consagrado fue crear un rancho. Compró un rancho de 4 km² y desde ese día su único objetivo fue cuidarlo y extenderlo aún más. Con el tiempo, según su edad iba avanzando, se empezó a obsesionar demasiado con esta empresa e incluso los críticos dijeron que su calidad literaria iba empeorando, ya que su único objetivo parecía ganar dinero. El propio Jack dijo una vez: "Escribo un libro por la razón de añadir trescientas o cuatrocientas acres [1 or 2 km²] más a mi magnífico estado".

- Finalmente, el 22 de noviembre de 1916 muere. Pero la muerte de Jack también es una anécdota digna de mencionar porque, realmente, no se sabe con seguridad porqué murió. Muchas fuentes dijeron que era un suicidio, pero actualmente se toma como la teoría menos probable. Se cree que murió por uremia, pero también se tiene en cuenta que podría haber sido una sobredosis de morfina, ya que en esa época la estaba tomando para reducir el intenso dolor que venía sufriendo. Siempre quedará esa pizca de misterio en la vida de London. Sus restos fueron enterrados en una de las tumbas más humildes que se pueden tener: un simple pedrusco lleno de moho marca el trozo de tierra donde están enterrados su esposa y él.

Fuentes

Jack London - Wikipedia
Jack London - Wikipedia (English)
1ª imagen
2ª imagen
3ª imagen
4ª imagen

17 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

Es el tipo de escritor que ha aprendido viviendo la vida apasionadamente y su estilo me recuerda a James Oliver Curwood. Por cierto, alguien de su relevancia merecería mejor lugar de descanso eterno.

Javier dijo...

Los que se han hecho a si mismos y han sufrido penurias, tienen más mérito y saben apreciar lo que tienen.
Llego un momento en que Jack, como tú dices, escribía sólo por dinero, en ese momento dejó de ser un gran autor y comenzó a vivir de su pasado.

Buena biografía.

Alejandro dijo...

Solamente me leí hace mucho tiempo "La llamada de la selva" y la verdad es que me encantó esa mezcla de fábula, drama, aventura, desconocía la decadencia de Jack London, ese materialismo pero entiendo que quizás solamente quería mantener un estilo de vida diferentes pues vivir de tus libros nunca ha sido una tarea fácil. Y pensaba que se suicidó. En personajes de relativo culto" no sabría asegurar hasta que punto sus biografías son fieles o forman parte de la leyenda. Lo importante es que sus obras perduren.
Genial revisión!

Yunni dijo...

Aca muchos colombianos (incluyendome), con nuestra vida tan rustica y dura nos identificamos con orgullo con Jack London y sus obras más famosas. Lastima era racista como mucha gente de su epoca (creo era de los que entendieron mal el Darwinismo. Esta pesima interpretación, en mucha gente, más adelante -despues de London- dio "excusas" al nazismo).

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

¡Ya estoy de vuelta! Gracias a todos los que habéis comentado, poco a poco iré respondiendo a los comentarios de esta entrada y las anteriores, tengo una larga tarea por delante ;) Empezamos:

@Pepe: Efectivamente, seguro que esa vida tan emocionante y dura le sirvió de experiencia y nutrió enormemente sus novelas. Lo más probable es que gran parte de sus relatos estuvieran inspirados en todas esas andanzas de su infancia.

La tumba es muy curiosa, supongo que él la querría así, aunque la verdad es que es sobrecogedor ver algo tan insignificante para una mente tan grande.

@Javier: Completamente de acuerdo, tiene mucho mérito haber llegado hasta donde él ha llegado con esa mala suerte y dura infancia. En fin... como dices, eso es lo que le dio experiencia.

El rancho debía de ser como una droga para él, lo absorbió demasiado. Pero es que, según parece, era realmente su sueño. Igualmente, London siempre vio la escritura como un modo de ganar dinero, como un trabajo más cuyo gran objetivo era el de proporcionar ingresos.

@Alejandro: Por supuesto, su obra siempre perdurará y seguirá deleitando a generaciones. Yo tengo pendientes varios libros suyos, hace poco me compré "El lobo de mar", tiene muy buena pinta.

Como todas las figuras de éxito, la vida de London tiene algún que otro misterio o leyenda, como su extraña muerte. Quién sabe lo que podría ser, hay tantas posibilidades... Respecto al rancho, te digo lo mismo que a Javier, para London la escritura era un negocio, y su afición era hacer crecer sus posesiones.

@Yunni: No conocía el dato que comentas, qué curioso que tanta gente se identifique con un personaje tan curioso como él. La verdad es que su infancia no fue muy atractiva, con tantos duros trabajos y penurias.

Como bien dices, London sintió preocupación por la inmigración y desarrolló cierto racismo. Según he leído, principalmente le preocupaba la inmigración a América de asiáticos e incluso escribió ensayos sobre ello.

Gracias a todos por comentar estos días, es un placer encontrarme con tantos comentarios :D

Elisa dijo...

Excelente artículo.
Y muy buen blog
Saludos cordiales
Elisa, Argentina

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

Gracias Elisa, me alegro mucho de que te guste la entrada y el blog, espero volver a verte por aquí.

Saludos y un abrazo.

Marcos Callau dijo...

Hola Cendrero. No conocía la vida de Jack London y eso que me gustó mucho "Colmillo blanco". Seguimos aprendiendo con tu blog. Un abrazo.

SE dijo...

Buenísimo aporte. Un abrazo

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

@Marcos y SE: Me alegro mucho de que os gustara a ambos, la verdad es que este gran escritor se merecía que le dedicara una entrada, es uno de los grandes de la literatura universal. Como bien dice Marcos, obras como Colmillo Blanco son conocidas mundialmente y gozan de gran éxito.

Gracias por pasar por aquí :)

Alfonso dijo...

Viendo los comentarios de la gente me hace pensar en las cosas que leo xD ya que nunca antes en mi vida había oído hablar de este autor ni de ninguna de sus novelas, y de repente es uno de los grandes escritores de la historia. Realmente, todas las cosas desconocía en este artículo, no solo curiosidades jejeje xDD

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

@Alfonso: Para eso hago estos artículos Alfonso, para recordar la vida de autores conocidos y encontrarse nuevos escritores, ¡nadie nace aprendido! Seguro que si lees algo suyo no decepciona. Yo tampoco he leído muchas novelas suyas, pero sé que tiene calidad, no defrauda.

Gracias por comentar Alfonso :)

Alive dijo...

Buen artículo, había leído el libro Colmillo Blanco, pero no conocía nada sobre su autor...

"La tristeza es la cuna de inspiración de todo escritor" - Agatha Christie.

Parece que con Jack London esta frase se cumple a la perfección.

Saludoss.

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

Hola Alive, para eso estamos aquí, para descubrir cosas nuevas de estos grandes escritores (he de reconocer que mientras buscaba información para el post yo también he descubierto muchísimas cosas nuevas de las que no tenía ni la más remota idea). El gran dicho de Agatha Christie, una gran verdad por cierto, viene perfecto para Jack. De joven vivió mal y acabó por convertirse en un gran escritor. Cuando tenía la fama empezó a obsesionarse con el dinero... Viene genial la frase.

Gracias por comentar.

Dani dijo...

Como siempre: buen artículo y muy bien explicado. Veo que las vacaciones no te afectan, Cendrero, sigues mejorando tu estilo.

Jack London, algo más que contemporáneo de mi amigo el del diccionario...

http://blog.baytimedetective.com/?p=4445

Buen regreso.

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

Hola Dani, muchas gracias por tus palabras, la verdad es que cuesta ponerse a escribir después de estos días de mirarse el ombligo XD A ver si nos vamos poniendo el chip post-vacacional y aprovecho estos últimos días de verano para hacer entradas "extra" y poder sacarlas en invierno, cuando esté más atareado ;)

Un placer verte de vuelta a ti y a Bierce, no conocía el enlace que me dejas, gracias por la aportación.

Jorge de Robles dijo...

Es recomendable prácticamente toda la obra de London. Me aburrí a ratos leyendo el Peregrino de las estrellas, pero aún así la considero una novela de gran calidad. La llamada de lo salvaje no solo me parece imprescindible por su calidad y facilidad de lectura, sino también por la excelente definición que sugiere acerca de la felicidad real y no la idea ilusoria que algunos tienen de ella. Lo mejor, a mi juicio, de su obra, los cuentos incluidos en la Quimera del oro y en los cuentos del Gran Norte, mención especial para Batard, la hoguera y aquel del vendedor de huevos cuyo título no recuerdo. En estos dos últimos hacía lo que mejor sabía hacer, lo qie la vida le hizo a el a veces: llevar al personaje al límite de lo soportable de una manera bestial, casi macabra, de manera tan brillante que creo que superó al mismísimo Poe.

 

El Busto de Palas está bajo licencia Creative Commons | Template design by O Pregador | Powered by Blogger Templates