Animales que ya no podemos ver (2ª parte) El Tigre de Tasmania

El tigre de Tasmania, también conocido como lobo de Tasmania o lobo marsupial, es otro de esos animales que han vivido en nuestro planeta hasta hace bien poco. Al igual que ocurrió con el dodo, la existencia de este animal también quedo reducida a una sola isa, pero con la particularidad de que sufrió una "doble" extinción (ya se explicará más adelante). De nuevo, esta también es una historia de enemistad con la humanidad.

El tigre de Tasmania, de nombre científico "Thylacinus cynocephalus", vivió con nosotros hasta el siglo XX. Cuando este animal entró en contacto con el ser humano, habitaba bastantes zonas de Australia, Nueva Guinea y la isla de Tasmania. Los primeros humanos en ver al tigre de Tasmania fueron los aborígenes australianos, que ya en el año 1000 a.C los representaron en pinturas rupestres y petroglifos.

El aspecto de este animal era parecido al de un perro (eso sí, un perro de gran tamaño), de pelaje corto y con una cola rígida y larga (como la de los canguros). Como explicaría Richard Dawkins más adelante, una de sus propiedades más características era el color de su pelaje, amarillo o marrón, y atravesado completamente de forma lateral por rayas negras (de ahí el nombre de "tigre"). Escuchemos la explicación de Dawkins:
"Son fáciles de distinguir de un perro auténtico por las rayas de la espalda, pero el esqueleto es más difícil de distinguir. Los estudiantes de zoología de Oxford habían de identificar cien ejemplares zoológicos como parte de su examen final. Pronto se corrió la voz que, si nunca se encontraban un cráneo de "perro", era seguro identificarlo como lobo marsupial puesto que algo tan obvio como un cráneo de perro debía ser una trampa. Un año, los examinadores les prepararon una doble trampa e incluyeron un auténtico cráneo de perro. La manera más fácil de distinguirlos son los dos agujeros prominentes al hueso palatal, agujeros generalmente característicos de los marsupiales" - Richard Dawkins
Un adulto tenía de media 100 ó 180 cm de longitud, con una cola nada despreciable de 50-65 cm y un peso de entre veinte y treinta kilos. Las hembras, al igual que el resto de los marsupiales, tenían un marsupio para las crías (sí, como los canguros), pero abierto hacia la parte distal del cuerpo; mientras tanto, los machos tenían un bolsillo escrotal.

El tigre de Tasmania era exclusivamente carnívoro. Entre su dieta, estaban los canguros, diferentes pájaros (como el emú), el walabí... Su estómago era bastante fuerte y le permitía tomar grandes cantidades de una sola vez (para compensar así períodos de escasez). Según su esqueleto, se cree que su forma de cazar se basaba en perseguir a la presa hasta que la agotaba (es decir, no se basaba en la velocidad, sino en ser más resistente que su rival).

Y hablando de comida, uno de sus signos más característico era su poderosa mandíbula. Gozaba de 46 dientes, pero el rasgo más importante era su ángulo de apertura. Podía abrir la boca de una forma asombrosa, como podemos observar en el siguiente vídeo que se tomó a un individuo en cautiverio:



Pero volvamos al principio del artículo, cuando dije que este animal había sufrido una "extinción doble". ¿Por qué digo esto? En realidad, el animal no se ha extinguido y ha vuelto aparecer, sino que se extinguió primero en Australia (hace miles de años) y luego en Tasmania (hace apenas 100 años). Es decir, los humanos eliminamos a este animal en dos lugares diferentes y en dos épocas diferentes.

La primera de ellas, como ya hemos dicho, fue hace miles de años. Los aborígenes australianos ya conocían a este animal. Como prueba de ello, en las pinturas rupestres del Parque Nacional Kakadu, se representa a humanos cazando a este animal. También influyó la presión del Dingo, un competidor suyo a la hora de cazar.

Sea como sea, el animal desapareció de Australia y Nueva Guinea hace aproximadamente 2000 años, quedándose relegado únicamente a la pequeña isla de Tasmania y convirtiéndose así en una especie endémica de la isla.

Cuando los primeros exploradores llegaron a Tasmania a finales del siglo XVIII, enseguida notaron la presencia de este animal:

"Bestias salvajes con zarpas como las de un tigre" - Expedición de Abel Tasman

Desde el principio de la colonización, los humanos y los tigres de Tasmania mostraron una relación de incompatibilidad. Los granjeros allí establecidos se quejaban de que estos animales mataban a sus gallinas, por lo que en el siglo XIX, tanto empresas privadas como el propio gobierno, empezaron a ofrecer recompensas por cazar a la especie. Y ya imaginaréis el resto de causas que suelen acabar con una especie endémica: La introducción de animales desconocidos (como el perro), las enfermedades traídas por el hombre, la reducción de su hábitat, la extinción de sus propias presas y, por supuesto, la caza llevada a cabo para eliminarlo.

A finales de los años 20 del siglo pasado, la situación de la especie ya era crítica y se empezó a proteger la especie como se pudo. El último tigre de Tasmania salvaje conocido murió en el año 1930 a causa... de un disparo humano. Pero en cautividad todavía quedaban algunos.

El último tigre de Tasmania conocido estaba en cautividad, y fue capturado en 1933. Conocido como "Benjamín", vivió durante tres años en el "zoo de Hobart", donde fueron tomados vídeos sobre él (de hecho, el vídeo que hemos visto antes en este artículo, estaba protagonizado por Benajamín). Dejo otro vídeo más, aunque podéis ver el resto en Youtube:



Oficialmente, este animal está extinto, aunque ciertas personas afirman haberlo visto incluso a día de hoy. Ninguna de estas "afirmaciones" están confirmadas, y sólo son testimonios sin pruebas, pero quizás haya algo de esperanza y algún día podamos volver a ver a este animal. Pero, como hemos dicho, no hay ninguna prueba científica de su existencia.

Como homenaje suyo, el escudo de de Tasmania tiene dos tigres de Tasmania en los laterales, y desde 1996, cada 7 de septiembre en Australia (día que murió el último animal de la especie) se celebra el "Día Nacional de las Especies Amenazadas".


Fuente e imágenes

Lobo marsupial - Wikipedia

13 comentarios:

Dani dijo...

¡Qué gran artículo!. Completísimo y muy ameno. Desconocía todo lo que has contado tan magistralmente. Cuanto más leo tu blog, más aprendo y más consciente soy de mi ignorancia.

Gran trabajo, Cendrero. Nunca defraudas...

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

Muchísimas gracias por tus palabras Dani, siempre das ánimos para continuar :D Lo mismo digo de tu blog, siempre hay alguna sorpresa esperando que hace pensar ;)

Espero que esta serie no se haga pesada, estoy intentando coger animales diferentes (la verdad es que estuve buscando nuevos animales y algunos son demasiado parecidos entre sí). Un día algún mamífero, otro día un ave... En fin, para variar un poco.

Saludos y de nuevo gracias.

gargola dijo...

Creo que llegue a ver un documental donde se pretendía volver a recuperar a esta especie, a través del adn de una cria que posee algún museo.
Un saludo.

Alive dijo...

Muy buen artículo.

Es una pena que este animal se extinguiera en el Siglo XX, y lo peor es que el hombre lo extinguió conscientemente cazándolo.
Este tigre me recuerda un poco al Demonio de Tasmania...

Saludoss.

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

Hola Gárgola, gracias por el comentario. Exactamente, como bien dices, se ha intentado volver a traer a la vida a este animal mediante la clonación en numerosas ocasiones. Pero al final resultó que el ADN estaba muy degradado y no se pudo terminar el proceso, no había suficiente material genético. De todas formas, esa investigación sigue abierta y se sigue intentando clonar uno. Quizás en un futuro lo podamos volver a ver vivo...

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

Hola Alive, muchísimas gracias por pasarte por aquí :)

La verdad es que sí, es una pena que el hombre lo eliminara de esa forma, pero lo peor es que lo hizo dos veces... ¡Nunca aprenderemos! Es una pena, hay que tomar conciencia de este tema desde ya.

Y sí, es normal que te recuerde al demonio de Tasmania, porque es el animal vivo más parecido al tigre de Tasmania. Se me olvidó ponerlo en el artículo, pero ya está aquí, gracias por recordarlo.

Saludos a todos.

Alejandro dijo...

Yo estaba convencido, dentro de mi ignorancia, que el tigre de tasmania y el personaje de los dibujos animales eran la misma especie y vaya, el "demonio" aún existe. La verdad es que es sorprendente la evolución de las especies, pues los tigres vienen de los gatos o eso tenía entendido pero este tigre de Tasmania decís que es como un perro, que curioso. El hombre es el mejor depredador de todos los seres vivos, incluso de si mismo; el personaje de ficción que lucha con Arnold Schwarzenegger está claro que si existiese sería un aficionado al lado de nuestra especie.

Yunni dijo...

Excelente articulo Cendrero, me hizo preguntar con todas estas especies extintas ¿cuantas sustancias que solo sus organismos producian nos habremos perdido?¿Cuantas de esas sustancias no nos podrian haber servido hoy de cura para el sida o muchos tipos de cancer?¿Cuantas de ess sustancias hubieran podido revolucionar nuestras economias y vidas?¡Ah, a veces sueño mucho!

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

¡Hola Alejandro y Yunni!

@Alejandro: Exacto, por suerte, el demonio de Tasmania aún existe. pero tampoco está muy... seguro. No está en peligro de extinción "grave", pero hay que vigilarlo bien.

Lo de tigre es más que nada por el pelaje, pero ahí se acaban las similitudes. Como he dicho al principio, también se le suele llamar lobo de Tasmania y, más acertadamente, lobo marsupial.

Es una pena que el hombre sea tan especialista en eliminar especies, a ver si empezamos a controlarnos más...

@Yunni: Interesantes reflexiones, y todavía más aún si las aplicamos en las plantas, que es de donde suelen venir la mayoría de estas curas y avances médicos.

Quizás hemos extinguido una especie de planta con una cura vital para nosotros, quién sabe... En esta serie no me voy a parar en las plantas (el mismo nombre de la serie lo indica, "Animales"), pero también es una buena idea hacer una serie similar con las plantas.

Gracias a todos por vuestros comentarios ;)

Marcos Callau dijo...

¡Qué interesante!. Desconocía este animal. La verdad es que hay un montón de estos animales que ya no podemos ver porque han sido extinguidos. No sé si el ornitorrinco forma parte de ellos, pero también es uno de los más extraños. Muy completo tu artículo, enhorabuena.

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

¡Hola Marcos, espero que vaya bien el viaje ;) ! Sí, es una pena que no podamos disfrutar de algunos de estos animales, tenemos que cuidar lo que tenemos. Me alegro de que te haya gustado el artículo.

Respecto al ornitorrinco, tranquilo, es una preocupación menor, por ahora está bastante bien. Eso sí, es raro, muy raro, su forma dejó alucinados a los biólogos cuando lo descubrieron.

MININO dijo...

wow pero que gran articulo, lo encontre buscando imagenes del tigre, sinceramente tengo un dolor en el pecho como de tristeza de ver un video de algo que ya no existe que que era tan hermoso, aqui tienes un nuevo suscriptor. saludos desde republica dominicana.

Chapi dijo...

Buen post, sin embargo, quizá te interese revisar este artículo en el cual hablan sobre la morfología del tylacino y desacreditan un hábito de caza "por cansancio", parecido al de los lobos, y lo relacionan más con el de los felinos, "de emboscada", me parece interesante pues los argumentos que presenta son bastante sólidos y guardan relación con la locomoción típica de los marsupiales: http://www.sciencedaily.com/releases/2011/05/110503203816.htm

en todo caso, si buscas el material de un supuesto avistamiento de un tylacino de 1973, podrás observar cómo la criatura en cuestión se desplaza de manera diferente de la de un cánido, y más bien utilizando ambas extremidades traseras al mismo tiempo como un canguro... espero mi aporte te sirva de utilidad pues este tema, como veo al igual que a ti, me apasiona, saludos!

 

El Busto de Palas está bajo licencia Creative Commons | Template design by O Pregador | Powered by Blogger Templates