Animales que ya no podemos ver (3ª parte) El Rinoceronte Lanudo

Visualizad unos instantes la figura de un rinoceronte. Ahora, hacedlo más grande aún, añadidle un pelo muy espeso y alargad el primer cuerno. Estamos hablando del Rinoceronte lanudo, una especie de rinoceronte gigantesco que ocupó durante años toda la zona europea y asiática, desde España hasta Siberia. A diferencia de los dos animales anteriores que hemos expuesto en esta serie, el de hoy no se extinguió a causa de la humanidad.

El rinoceronte lanudo, de nombre científico "Coelodonta antiquitatis", vivió durante el Pleistoceno y tuvo su "apogeo" hace aproximadamente 30000 años. Nuestros antepasados conocieron a estos animales, y prueba de ello son las numerosas pinturas rupestres en las que se muestra a este animal.

Era una especie muy robusta y grande. Un adulto tenía una longitud de 3'7 metros (lo que vienen a ser 12 pies aproximadamente), pero podían llegar a medir hasta 4 metros y medio. Respecto a la altura, llegaban a la nada despreciable cifra de 2 metros. Eran gruesos y con una piel robusta, tenían unas orejas pequeñas, unas patas muy firmes y un pelaje muy denso de color marrón oscuro.

Pero, sin lugar a dudas, el aspecto más destacable de este animal era su enorme cuerno. Podían llegar a alcanzar longitudes enormes, aproximadamente de 1 metro. Pero tiene más particularidades. Si os fijáis en la imagen de la izquierda, el primer cuerno (el largo) tiende a ser aplanado. ¿Y por qué? Para responder la pregunta, es necesario plantearse primero ¿para qué lo usaban?

Como alguno ya habrá supuesto, los cuernos se usaban como método de defensa contra otras especies y contra los propios rinocerontes lanudos. También se usaban como rasgo sexual, en época de celo había encarnizadas peleas. Pero se le daba un uso más, servía para quitar las grandes capas de nieve del invernal suelo siberiano. Lógicamente, ese cuerno plano le era de gran utilidad para esa labor (lo usaban como si fuera una azada) y le evita la obligación de hacer migraciones en invierno.

El rinoceronte lanudo estaba perfectamente adaptado a su medio. Además del ya mencionado cuerno plano, podemos destacar el rasgo que le da nombre: su pelaje. Era muy denso y, según se ha podido averiguar mediante las pinturas rupestres y los ejemplares congelados, tenía un color muy oscuro. Este rasgo era de vital importancia para sobrevivir a las duras glaciaciones que azotaban esa época, concediéndoles una protección inigualable contra el frío.

Esta buena adaptación es la causa de su escasa extensión por otras zonas, como América o Irlanda. Nuestro rinoceronte lanudo se quedaba en su estepa o tundra, y sólo hacía migraciones buscando el frío.

¿Y qué pasa con su dieta? ¿Cómo se alimentaban? A pesar de que hay algo de controversia y discusión respecto a este punto, los expertos piensan que era herbívoro y, más concretamente, se alimentaba pastando. Esta teoría es apoyada por el estudio de la forma de los dientes y por el dato comentado anteriormente sobre el cuerno. Y esta teoría gana más puntos al comprobar su estómago en ejemplares congelados, ya que estaba especializado en digerir celulosa.

Pasemos ahora al punto de la extinción. Al principio del artículo hemos dicho que su mejor época se dio hace más o menos 30000 años; pues bien, la época de extinción se dio mucho más tarde, aproximadamente en el 8.000 a.C. Las causas son más bien naturales.

Ciertamente, los humanos y los Neanderthal probaron a cazar a este animal, pero los resultados no parecieron ser muy favorables (no parece un animal fácil de cazar...). Esta vez la culpa no es nuestra, únicamente es debido el clima.

Nuestro rinoceronte lanoso estaba tan acostumbrado al frío y sus tundras que el retroceso de la época glacial que se dio en esa época resultó fatal para su supervivencia. El retroceso de los glaciales, el aumento de las temperaturas... todo ello redujo la zona de extensión de este animal y, poco a poco, lo llevó a la muerte por inadaptación. La evolución dejó atrás a este animal, no pudo adaptarse a la nueva época que se le venía encima.

En nuestra época, una de las mayores fuentes de información sobre este animal son los restos congelados. Se han encontrado numerosos rinocerontes lanudos congelados y en perfectas condiciones. Por ejemplo, en 1929, en Ucrania, se encontró un ejemplar perfecto, con huesos, carne, pelos y cuernos. Gracias a este tipo de hallazgos, se han podido determinar datos que antes eran imposibles de fijar, como el tipo de pelaje (por ejemplo, gracias a ellos, se sabe que tenían una línea de color negro atravesando su coloración marrón) o el tipo de alimentación, determinados a partir de las características del estómago y otros órganos.

Además, sumándose a la gran cantidad de hallazgos congelados, también tenemos pinturas rupestres que representan la inmensidad de estos animales, con sus grandes cuernos y su enorme tamaño, capaz de intimidar a cualquier.

Fuentes e imágenes

Coelodonta antiquitatis - Wikipedia
Woolly rhinoceros - Wikipedia (English)
1ª imagen
2ª imagen
3ª imagen
4ª imagen

10 comentarios:

Marcos Callau dijo...

Buf, ¡qué pasada de animal!. También lo desconocía. Me recuerda mucho al Mamut. La verdad es que sería una maravilla poder contemplar a semejante ejemplar. Ya me maravillan los rinocerontes actuales así que éste ejemplar lanudo y mayor sería increíble. Grcias or la información.

Dani dijo...

Curiosísimo. La verdad es que esta serie da mucho que pensar. Animales que mueren por inadaptación, en este caso...a ver que nos pasa a nosotros en los próximos milenios.

Gran artículo.

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

¡Hola a todos, gracias por comentar!

@Marcos: Me alegro de que te hayas descubierto a este precioso animal, muchas gracias por tus palabras. La verdad es que este tipo de animales dejan a uno impresionado, piensas cómo sería verlo en realidad y te quedas... atónito. Según creo, con este animal también se está investigando la clonación. Como quedaron restos congelados, no se descarta la opción y se maneja como uno de los animales que posiblemente podrían volver a la vida mediante clones.

@Dani: Muy buena reflexión, pero yo creo que el ser humano no puede morir por inadaptación, como le pasó a este animal. Nosotros tenemos una capacidad increíble para adaptar el medio a nuestras necesidades. Aunque, mirándolo bien, también es cierto que la situación en la Tierra es cada vez peor. Si en los próximos años no hacemos nada y seguimos empeorando nuestro planeta, puede que nos resulte imposible adaptarse.

Curioso tema y bastante largo de discutir, es una buena idea.

Alive dijo...

Parece que la evolución se llevó adelante a este animal, espero que no nos pase eso a nosotros.

Saludoss.

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

Hola Alive, gracias por el comentario. Efectivamente, habrá que ver lo que pasa con los humanos. De todas formas, yo creo que sabemos adaptar el medio lo suficientemente bien como para no morir por ello. En mi opinión debería ser algo más brusco, como una epidemia global, unos meteoritos... Algo rápido y brusco. Pienso yo...

gargola dijo...

La verdad es que desconocía a esta especie extinta. Nunca te acostarás sin aprender algo nuevo.

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

Hola Gárgola, me alegro mucho de que hayas descubierto una especie nueva, muchas gracias por tus palabras. Hoy, nuevo artículo de esta serie, en unas horas vendrá.

Anónimo dijo...

@Marcos Callau Verdad que fue un gran ejemplar? Hey, queres cuidarle al mio mientras que yo me voy a de viaje por mi trabajo? Porque no le puedo dejar solo en mi casa, uff.. el desastre que va a ser si se queda solo. Por favor.. contactame. (;

Cendrero (Adm. El Busto de Palas) dijo...

@Anónimo Ve buscando a alguien que lo cuide, yo creo que puede formar un buen desastre eh? ;-)

Saludos...

Luigi Castagnola dijo...

hola, muy interesante el artículo, una pregunta, si se encontró un ejemplar congelado completo, ¿es posible obtener ADN e intentar una clonación?

 

El Busto de Palas está bajo licencia Creative Commons | Template design by O Pregador | Powered by Blogger Templates